SENFER DT8. Un sonido brillante. Por Cqtek.

Senfer DT8. Unos in ear con un sonido brillante. Por Cqtek.
  • Valoración del editor
  • Puntuación 3.5 estrellas
  • 60%

  • Senfer DT8. Unos in ear con un sonido brillante. Por Cqtek.
  • Reseña de:
  • Publicado el:
  • Última modificación: 18/11/2018
  • Construcción
    Editor: 90%
  • Comodidad
    Editor: 90%
  • Accesorios
    Editor: 70%
  • Sonido
    Editor: 70%
  • Calidad/Precio
    Editor: 70%

Senfer es una ya conocida marca de IEMs china con unos cuantos modelos a sus espaldas. Con ellos la marca ha adquirido cierta reputación en el mundo del Chi-Fi y casi todos los aficionados de este sector la conocen.

Hoy vamos a revisar uno de sus últimos modelos, y más caros hasta la fecha, el Senfer DT8.

SENFER DT8

Enlace de compra:
https://es.aliexpress.com/store/product/M-s-nuevo-SENFER-DT8-2BA-2DD-Hybrid-Drive-en-la-oreja-delauricular-de-DJ/1727211_32909492189.html

Enlace a la Tienda:
https://es.aliexpress.com/store/1825606

 

Especificaciones

  • Tipo de Drivers: Híbrido 2DD+2BA (Knowles RAB32066 y FK30030)
  • Respuesta de frecuencia: 10Hz-35KHz
  • Sensibilidad: 100dB
  • Impedancia: 32 Ohms
  • Diferencia de canales: <1dB
  • Ratio de distorsión: <1%
  • Conector Jack: 3.5mm
  • Tipo de conexión de la cápsula: MMCX

 

SENFER DT8

Lo primero que llama la atención en los drivers BA usados, es que ambos tienen el mismo ancho de banda, de 100Hz a 6KHz, y una respuesta de frecuencia algo similar, con un pico de ganancia alrededor de los 3KHz. La siguiente pregunta se formula sola: ¿qué driver reproduce las altas frecuencias?

Sea como fuere, el resultado del usar ambos BA de medios parece que sí justifica su sonido brillante en los medios altos, de lo cual se hablará en profundidad en su apartado correspondiente.

 

SENFER DT8

Presentación y contenido del Senfer DT8

Los IEMs vienen en una caja de dimensiones 85x140x40mm (Ancho/Largo/Profundo).

SENFER DT8

En su interior se encuentran:

  • Los Senfer DT8.
  • Un cable MMXC con micrófono.
  • Un cable MMCX trenzado de mayor sección sin micrófono.
  • Unas olivas de silicona translucida medianas ya insertadas en los IEMs.
  • Un juego de 3 pares de olivas de silicona negra S, M y L.
  • Un par de olivas de foam recubiertas de plástico.
  • Una mini pinza.
  • Guía de usuario y garantía en chino.

Me hubiese gustado que vinieran más tipos de olivas y una cajita con cremallera para su transporte.

 

Construcción y diseño de los Senfer DT8

El diseño de este modelo parece original. Recuerda un poco a los KZ ZSA pero las cápsulas son todavía más pequeñas y estilizadas. Además, las aristas susceptibles al contacto con los oídos han sido convenientemente curvadas y suavizadas. Así no existe riesgo que provoquen rozaduras indeseadas. El resultado es un IEM extremadamente cómodo y muy ligero. Su diseño implica la colocación con el cable sobre oreja sin que sea posible ni adecuado el uso de otra forma. Conectando el cable trenzado, la comodidad se incrementa debido a la forma adecuada que éste posee para dicha colocación.

SENFER DT8

Las boquillas tienen un diámetro en su parte más exterior de 5mm y poseen tres agujeros por los que se emite el sonido. La forma del IEM acompaña a que la boquilla sea más prolongada para facilitar la inserción. Aun así, dicha inserción es más bien superficial.

SENFER DT8

Por el lado contrario a las boquillas se encuentran 6 rejillas. Se advierte entonces que se trata de un IEM con cierto nivel de apertura y que el sonido, aunque en un ligero grado, va a salir por ahí.
En el paquete vienen dos cables, uno bastante sencillo y de calidad justa, que lleva micrófono. Y otro mucho mejor, con mayor sección y construcción, trenzando, que usa dos tipos de cable, uno de cobre y otro plateado. Los conectores MMCX están enfundados en unas coberturas de plástico duro translucido curvado para facilitar el uso sobre oreja del cable. Al final de dicha cobertura el cable está recubierto en plástico transparente semi flexible que da forma, sin ser rígido, para guiar el cable en su colocación. La pieza que divide el cable es un cilindro metálico liso y pequeño. Del mismo material es la funda del conector Jack, siendo éste dorado.

SENFER DT8

La calidad global del cable trenzado es notable, muy manejable, nada microfónico y que no es susceptible a coger forma.

Vienen tres tipos de olivas con el DT8, las que vienen puestas son transparentes cuyo diámetro interior es de 4.5mm, de tamaño mediano. De este modelo solo viene uno. El otro tipo es de silicona negra con el mismo tamaño de diámetro interior. En este caso vienen 3 pares de tamaños S, M y L. El último tipo es de foam recubierto de plástico de único tamaño.

Las olivas negras son de buena calidad pero a mi juicio no son apropiadas para el perfil sonoro de estos IEMs, ya que la anchura de su diámetro interior no ayuda a mitigar su brillantez en la zona más sensible.

El aislamiento no es muy alto, lo encuentro por debajo de la media.

Los DT8 no son unos IEMs sensibles, con 100 dB y 32Ohms dan poco volumen frente a sus muchos competidores y es necesario subir el volumen para que empiecen a sonar.

 

Colocación

Voy a dedicar un apartado completo a la colocación de los DT8, ya que me he encontrado con varios problemas en el sonido provocados por el uso de distintos tamaños de olivas y su posterior ajuste en los oídos.

En cuanto a sonido he descubierto cosas muy importantes es este IEM. Está pensado para usarse con las olivas puestas hasta el punto 1. Como se puede observar este tramo es muy corto, con lo que la mayoría del hueco de la oliva queda libre, y más las de stock, que son más largas. En este caso esto produce, al menos en mi caso, un realce excesivo en los medios altos y agudos.

Con las olivas de stock colocadas haciendo tope en el punto 1, el sonido es muy brillante en la zona de medios altos y agudos. Tanto, que me resulta insoportable. Aunque el grado de definición obtenido es muy alto, las sibilancias son constantes y resultado global es bastante desapacible. He estado usando muchas olivas para mitigar los agudos sin conseguirlo. El grado de agudos supera con creces al KZ ZS6. Incluso he usado las olivas Ostry OS300, que poseen un filtro especial para limar agudos, consiguiendo cierta mejora pero no el resultado deseado.

SENFER DT8

Usando olivas de mayor diámetro interior, 4,5mm es suficiente, éstas llegan hasta el punto 2. Ahí es donde se produce el cambio por dos motivos, el primero es que la boquilla del IEM casi se enrasa con la oliva y se mitigan agudos. Pero otro efecto muy importante que se produce, es que el cuerpo del IEM (rodeado en rojo) toca en la concha de la oreja (en mi caso). Este contacto refuerza mucho los graves debido a la transmisión de los mismos por esa vía. También porque se tapa, de forma natural, el orificio allí situado.

Así el sonido cambia a mejor. Los agudos, aunque siguen presentes, son mucho más soportables. Los medios altos quedan bastante limados y el detalle sigue estando. Por otro lado los graves ganan mucha presencia y los medios se adelantan. De esta forma el sonido en su conjunto gana en coherencia convirtiéndose en una W más balanceada.

 

SENFER DT8

 

Sonido del Senfer DT8

Voy a describir el sonido usando las olivas chatas, de canal ancho, rellenas de foam, que se muestran en la foto anterior.

Como digo, el perfil de estos IEMs podría describirse como una W, donde el predominio de la segunda V es más acusado que la primera. Aunque los bajos tienen buena presencia, el predominio del sonido global apunta más hacia el lado brillante, pese a las mejoras conseguidas con las olivas.

Los bajos son notables, sin llegar a satisfacer a bassheads. No son predominantes, son rápidos y secos, realmente precisos y contenidos. El subgrave se extiende moderadamente bien, hasta que decae por debajo de los 40Hz.

Los medios bajos están algo retrasados. Las voces tienen presencia, pero no demasiada calidez, ya que viran hacia el lado brillante. Se posicionan bien, pero tienen tendencia aguda. Esto penaliza las malas grabaciones, donde las sibilancias podrían aparecer con mayor frecuencia, así como cierto matiz metálico.

Los medios altos son predominantes, sobre todo entre 3 y 4KHz, en la zona más sensible del oído humano. Este pico determina la calidad del sonido global de los DT8. Como he dicho, en las voces aporta mucha claridad, resta calidez y genera sibilancias. En géneros bombo-platilleros, los platillos resultan brillantes y predominan en exceso, más si las grabaciones no son buenas, donde la tendencia del brillo resulta metálico, hasta desapacible.

Los agudos bajos empiezan con una ligera caída a partir de los 5KHz para luego ir subiendo nuevamente, aportando el aire suficiente al sonido. Me resultan más afilados y presentes que no suaves y gentiles, ofreciendo un sonido más crujiente en esta zona.

En el resto de aspectos el DT8 se comporta mejor. La separación instrumental es bastante buena, aunque la escena no es tan grande como podría esperarse, siendo más ancha que alta. Aunque si algo bueno tienen estos Senfer es el posicionamiento en el espacio de todos los sonidos, así como su detalle.

 

Comparaciones

KZ ZS6

Cuando uno piensa en IEMs brillantes éstos son los primeros que me vienen a la cabeza. Ambos tienen una respuesta similar. Los Senfer tienen más de presencia en la zona baja, siendo la extensión muy parecida, aunque creo que la calidad global del bajo es mejor en el Senfer. Las voces son más difusas y veladas en los ZS6, mientras que en los DT8 suenan con mucha claridad aunque están un poco más alejadas. Los agudos son extensos en ambos, pero en conjunto los ZS6 resultan más brillantes desde los medios altos en adelante que los DT8. Globalmente el sonido es más natural en los DT8 y menos agresivo en agudos, goza de mayor claridad y coherencia hasta los medios. Los ZS6 resultan velados en medios y más desapacibles en agudos.

La separación en los DT8 es mayor, dando como resultado un sonido más espacioso, profundo y abierto. En los ZS6 el sonido se nota más comprimido y directo, generando una menor escena, aunque mayor cercanía. En géneros como el rock la contundencia del sonido es mayor en los ZS6.

La ventaja de los ZS6 frente a los DT8 es como juega la alta ganancia de salida de los reproductores en cada uno. Mientras que en los ZS6 se suavizan los agudos y se gana en calidez, en los DT8 los agudos no se liman, sino que incluso podrían subir algo más.

Los ZS6 se mueven mucho más fáciles que los DT8.

 

KZ ZS10

El siguiente en la lista de los IEMs brillantes es el ZS10, aunque éste está más recortado en agudos, sigue teniendo bastante énfasis en los medios altos. En resumidas cuentas siguen teniendo un perfil similar, más en V los ZS10. Aunque el sonido no es tan parecido. Los DT8 tienen un pico entre 3 y 4KHz, pero también tienen un valle entre los 2 y 3KHz. Esto hace que, frente a los ZS10, parte de los medios suenen bastante más retrasados, además de incoherentes, mientras los medios altos suenan muy presentes. En los ZS10 el pico está entre los 2 y 4KHz, así que al menos esta zona es más estable, pero le confiere ese perfil más en V. En la zona aguda se nota el recorte frente a los ZS6 y por eso los DT8 tienen mayor extensión de agudos.

Para mí los ZS10 son un claro upgrade de los ZS6, no suenan velados y se han recortado los agudos. Tienen mejor separación y detalle que los ZS6, cercana a los DT8, aunque siguen sin sonar tan anchos como éstos.

Gracias al mod de bajos de los ZS10 (consiste en tapar con cinta el orificio cercano a la boquilla) la presencia de los graves aumenta y eso hace que en conjunto los prefiera frente a los DT8.

Los ZS10 se mueven mucho más fáciles que los DT8.

 

KZ ED16 

Dejando de lado los KZ ZSA, cuyo perfil es similar a los anteriores, voy a hablar de los ED16 y de la vuelta al buen camino de KZ. En lugar de seguir la senda del perfil bombo platillero de todos los multi drivers que están saliendo ahora por China, los ED16 han sido convenientemente recortados en los agudos bajos, mientras su pico en la zona más sensible del oído humanos no es tan grande. El resultado es un IEM más balanceado que los anteriormente citados, mucho más agradable y cálido, que no daña el oído con sonidos afilados. La respuesta de frecuencia recuerda en forma a los anteriores KZ pero suavizada bastante en agudos, sobre todo se parece a los ZS10, pero menos en V y con mayor presencia de bajos.

Respecto a los DT8 la curva de frecuencia hasta los 1500Hz es muy similar, siendo algo más plana en los DT8. A partir de ahí se notan las diferencias: los ED16 tienen el ya clásico pico de 2 a 4KHz pero bastante más suave. Después, la caída hasta los 9KHz es bastante grande. Las diferencias entre ambos son notables desde esos 1,5Khz. Se podría decir que lo que le sobra en agudos bajos al DT8 se lo han quitado al ED16, y eso que ganamos, evitando así gran parte de las deficiencias de los DT8.

Se podría concluir que los ED16 son la alternativa oscura y sin el brillo desmedido de los DT8, técnicamente en detalle y definición no está a la misma altura, pero en escucha placentera y balanceada es claramente superior.

Los ED16 se mueven mucho más fáciles que los DT8.

 

Ostry KC06A

Sin andar muy lejos en precio, aunque ya descatalogado y, como ejercicio revisionista de un IEM con un solo driver dinámico, voy a comparar a los nuevos DT8 con los KC06A.

Los KC06A tienen buenos graves, alcanzan buen nivel de subgrave, buenos medios, buen nivel de detalle, agudos mucho más naturales y, por supuesto, sin estridencias. Las voces están más adelantadas y no tienen el brillo tan acusado de los DT8 en todo su segmento, si no que se queda en la parte más alta, con una sibilancia ligera en algunas grabaciones. El sonido es más denso que en los DT8, quizás debido a una mayor presencia de los medios bajos. En cuanto a separación, posicionamiento y escena el DT8 supera a los Ostry, que suenan más estrechos e íntimos, quizás algo congestionados a veces.

Pero habría que hablar del perfil sonoro y de la coherencia del conjunto. Con múltiples drivers se debería ganar en precisión, separación, dinámica, escena y recreación, sin necesidad de subir en ganancia la zona aguda. Pero los DT8 no lo consiguen, si las especificaciones no mienten en los drivers BA usados, se nota que no son adecuados y que no abarcan independientemente el rango de frecuencias completo. Los Ostry consiguen un sonido mucho más realista y armonioso que los DT8, que suenan a veces innaturales y metálicos en la zona crítica.

Así, la evolución llega en forma de mayor posibilidad de elección de más drivers a menor precio, pero no del ingenio suficiente para conjuntarlos de forma coherente y natural, para superar a los antiguos IEMs no necesariamente de referencia. El ChiFi ha puesto el piloto automático calcando respuestas de frecuencia aceptadas por los revisionistas de turno y avaladas por sus lectores.

Los KC06A son unos de los IEMs más sensibles y fáciles de mover que poseo, muchísimo más que los DT8.

 

Conclusión

Actualmente hay en el mercado ChiFi muchos IEMS con un precio alrededor de 50€ que conjugan varios drivers dinámicos con otros tantos drivers BA. Elegí los DT8 en base a su diseño Premium y a su experiencia como marca. Esperaba que fuera un IEM con una buena zona baja, buen subgrave, bajos poderosos, medios presentes, voces cercanas y agudos detallados sin ser hirientes, el justo punto para dar detalle y separación al resto de frecuencias. Uno piensa en 4 drivers y los divide en el rango de frecuencia que especifican (10Hz-35KHz). Pero en definitiva esto no es así. Los bajos no están mal, la zona media baja cumple, la zona media alta naufraga y los agudos son demasiado presentes para mi gusto. El conjunto es a veces desapacible con muchas grabaciones e innatural, resultando metálico. Por suerte responde bastante bien a la ecualización y es posible usarla para mitigar defectos y ajustar el sonido a nuestras preferencias.

Es cierto que usando las olivas de canal ancho rellenas de foam, de fabricación casera, y apretándolas hasta el fondo, he conseguido mitigar ese pico en los medios altos que tanto los perjudica. Pero los altibajos en los medios ahí están y se notan bastante, creando una sensación rara en las voces, de alejamiento/acercamiento y sibilancias.

Es una lástima porque a nivel constructivo, diseño y ergonomía los encuentro muy buenos, son pequeños, se adaptan muy bien, traen dos cables, uno con micro y otro de mayor sección…Y hubiese preferido que el sonido les hiciera más justicia…pero no son de mi perfil. Yo tengo preferencia por un perfil cálido, con predominio de bajos y voces cercanas, con mucho detalle y escena,  separación y aire, pero con agudos suaves.

Otro punto en contra es que es necesaria bastante potencia para moverlos, esto dependerá mucho de las grabaciones usadas y su volumen. En grabaciones con alto rango dinámico y volumen bajo un repro normal puede que se quede corto. También dependerá del gusto de cada uno por el volumen. En mi caso con el QNGEE X2 con grabaciones antiguas he tenido que subirlo casi al límite.

Pienso que tendrá su público, y reconozco que el sonido no es malo, pero yo, que hasta hoy había sido permisivo con los ZS5, ZS6, ZS10…ahora con los ZSA y los DT8 he acabado por aborrecer dicho perfil y volver a los orígenes, a buscar alternativas coherentes en los nuevos drivers dinámicos, aunque sean simples, gracias a la utilización de nuevos materiales e imanes más potentes. O a esperar que se conjuguen adecuadamente varios drivers sin pisar rangos de frecuencias y que se ajusten a mi perfil, claro.

 

Material utilizado durante el análisis

  • QNGEE X2
  • xDuoo X3II

Pros

Construcción.
Comodidad y ergonomía.
Viene con dos cables, uno con micrófono y otro sin, de mayor calidad.

Contras

Sonido global algo desequilibrado, con muchos altibajos en su respuesta de frecuencia.
Pocas olivas de serie.
Aunque el cable trenzado es bastante bueno, su conexión no es del todo perfecta, se desconecta con facilidad.

Deja un comentario