Review Fostex TR-80 por Namer

Nuestro amigo Namer nos habla del Fostex TR-80 de 250 ohms.

 

Review del Foxtex TR-80, desde el sofá de casa

Fostex Company fue fundada en 1973 por Foster Electric Co., (Ltd. Fundada en 1949). Hoy en día uno de los principales fabricantes mundiales de auriculares y transductores OEM. En 1978 saltó al mundo de los altavoces de uso profesional y con más de 40 años de experiencia es uno de los grandes en la fabricación de productos para estudios de grabación.

En esta ocasión tengo la oportunidad de hacer una review para el blog de auriculares de los Fostex TR-80, un auricular cerrado. Siendo esta la versión de 250 ohmios. Cedidos por cortesía de ATconsumer  importador exclusivo para España de productos de muy alta calidad, a los que podéis dirigiros para más información o ventas.

 

Primeras impresiones

Comenzamos. Los Fostex TR-80 son unos auriculares dinámicos profesionales son herederos de su legendaria serie RP, diseñados desde cero para que el usuario disfrute de un sonido perfecto tanto en casa como en un estudio profesional.

Cuando los tienes por primera vez en tus manos, no aprecias una calidad extrema, ni tampoco unos materiales Premium, tan solo te llama la atención su ligero peso. Con unos acabados en plástico muy vistoso, resaltan la marca junto con el número del modelo en color naranja y blanco. Todo ello con una estética retro algo más moderna, que parecen dar la sensación a primera vista que va a ser un auricular divertido.

 

La caja

En la caja encontramos todo lo que ves en la foto. En el viene el auricular, una funda ligera para su transporte, dos cables, un par de almohadillas de repuesto de mayor tamaño, las instrucciones y certificado garantía. En general viene bastante bien equipado, en una caja de cartón de poco grosor.

 

Diseño y materiales

Con un peso de 298 gramos, es un peso ligero. Una ventaja a la hora de realizar escuchas largas. Una vez colocados y ajustados a la cabeza, notas la presión justa sobre las orejas. La primera impresión es positiva. No son excesivamente cómodos, y aproximadamente a la hora de tenerlos puestos el mullido de la diadema se deja notar en la parte superior de la cabeza, pero es suficiente cómodo y sobre todo no sientes opresión como ocurre con otros auriculares “flagship” de otras marcas.

Viene de serie con dos pares de almohadillas. Las de repuesto son de un tamaño estándar, suave, suficientemente acolchado y blando, que permiten introducir las orejas en su cavidad perfectamente.

Y las que vienen colocadas, son de mayor tamaño, son las de la foto anterior, son algo más rígidas debido a que tienen más relleno en su interior, pero mucho más confortables para largas escuchas. Que incluyan un par de almohadillas de repuesto es un punto a favor. El perfil de sonido del auricular es diferente de las estándar a estas.

La almohadilla está muy bien terminada aunque está realizada en símil de piel.

La unión de las copas a la diadema lo realiza por medio de una pieza metálica en forma de u alargada que está sujeta por otra de plástico, la cual permite su deslizamiento en sentido vertical, hacia arriba y abajo. Este sistema sencillo, junto con el diseño de la diadema, permiten adaptarse perfectamente a cada uno, además permiten una pequeña torsión a ligeras presiones o ángulos, pero no su movimiento en sentido horizontal.

Las copas están hechas de un plástico duro con terminación micro rugosa. Se ve ligero y se siente ligero. Las tapas tienen unos tornillos del tipo Allen agrupados de dos en dos, para su unión con la copa que contiene el driver,  que a simple vista y vistos los modelos que ha sacado Fostex permiten convertir un modelo base en este modelo cerrado TR-80,  en uno semi abierto como el modelo TR-70 o en otro totalmente abierto como el modelo TR-90. Aunque desconozco si la marca vende las tapas por separado, esta opción sería decisiva para que muchos optasen por estos Fostex y poder modificarlos fácilmente. Y así poder decidir del perfil musical según las necesidades.

Los drivers usados son dos avanzados transductores dinámicos de 40 mm propietarios de Fostex, que según la marca junto con una carcasa especialmente diseñada y afinada ofrecen un rango de frecuencia desde 5 Hz a 35 Hz, con una sensibilidad de 96 db, aceptando una potencia de 100 mw.

Los cables que incluyen los Fostex TR-80 son de dos longitudes. Uno rizado y otro recto, ambos de 3 metros de longitud, de tacto suave. El rizado ocupa aproximadamente un metro y se puede estirar hasta tres. Una solución sencilla para su portabilidad. El conector es de Jack 3.5 mm, pero para su conexión a la copa, la terminación del conector justo en su base lleva unos pequeños salientes que se introducen en la abertura de la copa mediante un pequeño recorrido, girándose hacia la derecha, logrando que no se salgan con facilidad ante posibles tirones fortuitos.

 

¿Pero cómo suenan?

Dependiendo de las tapas que lleve, permiten a la marca convertir el mismo auricular en uno cerrado, semi-abierto u abierto. El perfil se verá modificado por las tapas usadas, así que en líneas generales esto puede convertirlo en diferente, pero apuesto a que sus diferencias serán pequeñas.

Desde el primer momento escuchas la música con ellos la sientes justo en el centro de tu cabeza. Aprecias que las frecuencias bajas son muy buenas. Los graves se notan, se sienten con cuerpo, precisos, potentes y cercanos, definidos y rápidos, acompañados de unos sub-graves bien conseguidos, en su justa medida. Son una delicia en este aspecto.

La amplitud de la escena es mediana, no sientes claustrofobia ni te pierdes en el horizonte. Consiguen un sonido estéreo muy bueno y logra una definición instrumental buena, todo tiene su espacio y se diferencian con claridad su posición.

Las voces están centradas, algo adelantadas. Realistas y definidas, se reproducen con cuerpo y  fuerza. Las sientes vivas.

Los agudos tan bien marcados suben lo que haga falta, lo que sea necesario, en algunas ocasiones pueden subir al límite y escucharlos afilados. Escuchar a solistas o instrumentos con este auricular te sumergirán en la canción de una manera sorprendente, no son para nada analíticos. Una pista musical con una simple representación instrumental, da igual que sean violines, trompetas, flautas o clarinetes es tan deliciosa y cautivadora que te sumergirá en la canción tan rápido que cuando quieras darte cuenta estarás en medio del escenario.

En general definiría a este auricular como realmente divertido, muy potente, definido en su justa medida, con una claridad reveladora, muy cautivador pero sin ligerezas. Te hace disfrutar de la música desde el primer minuto.

 

Conclusiones de los Fostex TR-80

Con un precio de venta de 249 euros, los Fostex TR-80 son unos grandes auriculares. En mi opinión y vista la feroz competencia en este segmento, la falta de uso de materiales de calidad Premium lo penalizan, pero son una excelente opción.

Una vez dicho esto, quiero aclarar que es uno de las mejores auriculares que he escuchado en ese rango de precios. Es un auricular con unos bajos potentes, definidos y rápidos, con unas voces naturales y unos agudos claros que suben lo que se necesiten.

Un auricular cerrado, con un aislamiento del exterior excelente. No molestarás y nadie te molestará, en absoluto. Un auricular que sorprenderá en la reproducción de archivos de excelente calidad y grabación, te lo aseguro.

Por sacar un defecto a los auriculares, me gustaría que añadieran más relleno a la diadema que permitieran disfrutar de largas escuchas y lograran ser más cómodos. Aunque para escuchas cortas de una o dos horas es suficientemente cómodo.

Para terminar, quiero resaltar que lo mejor de este auricular es sin duda su sonido, espectacular.

Sin que sirva de precedente, quiero aclarar que una vez entró en casa el Fostex TR-80 de 250 Ohmios, al escucharlos decidí en minutos que era hora de efectuar el relevo a mis apreciados y equilibrados Hifiman He-400i. Con esto lo digo todo.

 

Artículo escrito para auricular.org por “Namer” (F.J.V.R.)

4 comentarios en “Review Fostex TR-80 por Namer

  1. Cambiaste tus Hifiman He-400i por los Fostex TR-80?
    Lo digo porque tengo entendido que los Hifiman son muy buenos, y encima abiertos, mientras que los Fostex son cerrados.

  2. Si. Los HIFIMAN son unos buenos auriculares abiertos. Necesitan ser bien amplificados. Los Fostex son más divertidos, fáciles de mover y cerrados.
    Aunque los he400i lo hacen bien con cualquier género musical, para música rápida y animada es mejor el Fostex.

Deja un comentario