Review Sennheiser HD650. Por Albertox

Review

Audífonos Sennheiser HD 650

 

 

Sennheiser es una compañía alemana líder en audio, con un amplio y premiado catálogo de productos, que incluye micrófonos, accesorios de audio, y mayoritariamente “audífonos”.

AKG , Sennheiser , y Stax , entre otras, estaban encarnizadas en la década de los 80s y 90s,  en mostrar al mundo quien era quien en el mundo del audio, con proyectos que no tenían  en ese entonces limite financiero, era mostrar lo mejor de lo mejor a cualquier costo, y de esta batalla salieron productos tan interesantes como la serie STAX “lambda”, los durísimos de amplificar AKG K1000, los innovadores AKG K340 (los cuales posee un modelo su servidor), con un diseño Hybrido dinámico-electrostático, el cual también, es una pesadilla de amplificar, con una impedancia de 400 ohms, ¡ la misma AKG recomendaba conectarlos directamente a un amplificador de altavoces!.

 

 

En 1994 Sennheiser da un golpe de gracia a sus rivales y presenta los Orpheus He 90, el cual es todavía considerado por muchos como el mejor audífono del mundo (y el más caro), su diseño estético fue un claro antecesor de la serie 5xx y 6xx de Sennheiser, y  tuvieron que pasar casi 2 décadas para que Stax presentase un digno contendiente con los STAX SR 009.

El día de hoy, nos toca hablar de uno de sus productos, y es precisamente el que fuera su “flagship” comercial hasta antes de 2009 (año en que se presentó los actuales HD 800).

 

 

Hablo específicamente de los Sennheiser Hd 650 y a continuación tenemos sus especificaciones técnicas:

Tipo:     Audífonos abiertos, Dinámicos

Sensibilidad:    103 db/mW

Rango de frecuencias: 10 Hz – 39,500 Hz

Impedancia:   300 Ohms

Tamaño del Driver:  40 mm

Material del driver:  Aluminio

Cable:     3 metros de longitud

Terminación:   Jack 6.3mm con adaptador a Jack 3.5mm

Peso:    260 gramos

 

 

Antes de plantearme siquiera la compra de este producto, me gustaba leer revistas y artículos de audio donde hablaban de “perfiles de sonido”, que si un perfil brillante, que si un perfil grave, otro mencionaba un perfil oscuro, entre mi decía, ¿de qué están hablando?, “laidback sound”, “creamy smooth mids”, “Warm signature” ¿What? ¡Pero qué es esto!

Hasta que se aprenden ciertas cosas, es cuando se entiende “más o menos” que querían decir con esos adjetivos, recordemos que son términos subjetivos, y no significaran lo mismo para mí, que para otra persona, vamos a tratar de explicarlos de una forma más sencilla y clara, para el entendimiento general.

 

 

Lo primero que llama la atención al adquirir este producto, es su presentación, (aclaro que analizamos la versión 2013, a la fecha pudo variar) tenemos un empaque color gris de tipo de cartón muy minimalista y nada moderno, que protege en su interior una caja de un material más rígido y si cabe, más minimalista, que resalta solo por su textura, y un grabado de la marca, al abrir esta encontramos nuestros audífonos y una espuma protectora, la cual huele de lo más extraño, no mal, solo extraño, esta cumple su función de proteger el producto, es un momento muy especial abrir unos Sennheiser de la serie HD 6xx, NO está embalado como un juguete, sabemos que tenemos un producto para satisfacer las necesidades del audiófilo, muy por encima de la competencia.

 

 

Inmediatamente después, nos llama la atención el magnífico trabajo de la pintura nacarada y brillosa color gris, el buen terminado de velour de los pads, y los materiales, como el metal, y que a pesar del plástico utilizado en su armazón, destacan por su buena construcción, así como el mallado de gel que acomoda la diadema es muy, muy cómodo.

Y hablando de construcción, no esperamos menos, al ser hecho a mano en “Irlanda”, no se sienten frágiles, y después de 2 años, han aguantado muy bien el uso continuo, si acaso habría que cambiar los pads, pues se van haciendo algo aguados con el tiempo.

 

 

Debido a su tipo de construcción, será muy fácil cambiar los pads, e incluso cambiar el cable por uno “personalizado”, y/o balanceado, ya que tiene terminaciones para cada lado del audífono (cable dual), hablando de este último, el cable se siente sólido, no se dobla ni se enreda, y tiene una terminación a Jack de 6.3mm.

Vamos al apartado de comodidad, simplemente excelentes, la forma de la malla de gel es única, teniendo un pequeño hueco en medio de esta, para aliviar la posible presión en la cabeza, uno de los audífonos más cómodos que he probado, nuevos aprietan bastante, pero con un relativo tiempo de uso, se van haciendo más cómodos y se sujetan muy bien a la forma de nuestra cabeza.

Respecto a su sensibilidad, con una impedancia de 300 ohms, parecen que son muy duros de mover, desde un iphone o computadora o casi cualquier entrada de audífonos tendremos un volumen bajo-medio, por lo cual recomiendo un buen amplificador para disfrutar de ellos, piden más voltaje que mW, si tomamos en cuenta lo siguiente:

Potencia= voltaje al cuadrado, dividido por impedancia. A mismo voltaje, cuanto más baja la impedancia, más mW piden, caso de audífonos AKG K7xx.

He leído que mejor se llevara con los HD 650 un amplificador potente, y no lo dudo pues observando su gráfica de impedancia, en la sección de graves tienen un pico de casi 500 ohms.

 

 

Bella oscuridad íntima

Para las prueba de sonido, usamos un amplificador de audífonos con DAC integrado, un Matrix Mstage USB, con chip Burr/Brown OPA 2134PA, (capaz de reproducir archivos de audio HD 24bits/96 kHz), un cable USB de la popular marca Audioquest, modelo Forest y el conocido reproductor de audio Foobar 2000, con el plugin WASAPI, debidamente configurado para mejorar el rendimiento de audio y evitar interferencias de sonido del propio sistema operativo Windows 7, así como diverso material de audio en formato PCM, FLAC y MP3.

¿Que esperamos de estos relativamente pequeños drivers? (40 mm), recordemos que fueron presentados en 2003, ahora la mayoría de los audífonos nuevos “full size” traen un driver de ligeramente mayor tamaño.

Son unos audífonos, que a primera escucha, NO IMPRESIONAN, sobre todo a los que ya tienen experiencia en audio, hay que darles su tiempo para acostúmbranos, eso me lleva a recordarle,  que en la mayoría de foros de audio se ha acusado a la serie HD 6xx de ser “Velada” y tener un sonido sedado, hasta quien comenta que es como escuchar música con una almohada en la cabeza o como escuchar música  a través de la pared de una habitación, otros dicen que depende del amplificador, entonces la pregunta del millón de dólares, ¿suenan velado?

 

 

NO, pero varía, y principalmente de:

Si el perfil que más nos agrada, es el perfil brillante o venimos de audífonos planos o de estudio, SI, nos van a parecer “un poco” o bastante velados, y faltos de detalle, es cuestión de acostumbrarse, aunque hay audiófilos muy exigentes, a los cuales nunca les agradara esta forma de reproducir la música.

El perfil de sonido inmediatamente se percibe como oscuro, cálido y suave, que no es más que la calibración de los drivers o tratamiento acústico de estos mismos para reproducir el espectro sonoro adelantando medios, graves y por último agudos, en ese orden.

“Laidback sound”, “creamy smooth mids”, “Warm signature”.

Podríamos decir que estos adjetivos (y no siempre), pueden responder a un perfil de sonido en el cual hay una bajada de varios dB sobre los 200hz, y una rampa descendente con “picos” sobre los agudos en el orden de los 5Khz/7Khz o más.

El tono de estos audífonos es muy natural, no diría que son totalmente neutros (me parecen más neutros los HD 600), los encuentro poquito “coloreados” en general, sin embargo son de los únicos audífonos que permiten escuchar música mal grabada, música en bajo bitrate, vinilos estridentes, pop actual y por qué no “death metal”, así como música con bajo rango dinámico, sin  el menor asomo de fatiga auditiva, o sibilancia. “Eufónicos”, aunque es una palabra subjetiva, igualmente la música muy “abrasiva o brillante” la hace mucho más “disfrutable”.

 

 

Un claro ejemplo de esta música “abrasiva” seria “Cypress Hill Trouble”, con audífonos muy detallados, es un dolor de cabeza seguro, a niveles de SPL altos, sin embargo con los hd 650 se hace más suave y tolerable la escucha.

Agudos

Tamizados y algo apagados, tal vez el punto flojo de este producto, no presentan esa “viveza” y les falta detalle, en contraparte los agudos nunca nos harán daño ni nos fatigaran.

Medios

Debido a su perfil, estos son los protagonistas, suaves cálidos, y emotivos (por la pequeña coloración antes mencionada), me encanta la forma en que estos audífonos reproducen las voces masculinas y femeninas, así como las guitarras acústicas, y en general los instrumentos musicales que entran en esta zona (de 250hz a 2Khz), les da bastante “cuerpo” (un sonido más lleno, aunque eso nos aleje de la fidelidad absoluta), si quiere apreciable lector, hacer una prueba de audio para este producto nada como escuchar a  Roy Orbison, Tina Turner, , Freddie Mercury, Adele, James Brown, Bob Marley, Cat Stevens, Jim Croce, Abba, y podría seguir. No van a decepcionar.

Graves

Muy buenos, se complementan magníficamente con los medios,  tenemos mucha resolución e información en este departamento, me gustaría  más Sub-grave, que se hace notar tímidamente por arriba de los 25hz –30hz, aunque no lo escuchemos, lo vamos a sentir con el driver vibrando para reproducir esa zona, tienen una muy correcta pegada, sobresaliente a los ingenieros de Sennheiser, que con un driver pequeño logran la reproducción de estos graves, aunque pecan de “lentos”.

Escuchar a Barry White con “Let the music play”, nos va a dibujar una marcada sonrisa.

Separación de instrumentos y escena sonora

Sin ser muy detallados y tener una escena sonora pequeña a mediana, hacen muy bien su trabajo con 4-5 instrumentos, mas, empiezan a salir sus “carencias” en este apartado, son para conjuntos musicales pequeños, la escena sonora es muy marcada solamente entre izquierda, derecha y centro, le falta más espacialidad.

 

 

Conclusión

Por su perfil son excelentes para casi todo tipo de música, a excepción de Música clásica, masas orquestales, y ensambles muy grandes de músicos, les falta aire, detalle, agudos, y velocidad para ciertos géneros.

Uno de los audífonos más cómodos del mercado, para escuchas de larga duración, sobre 4-6 horas sin cansar, recordemos que a más tiempo de escucha, menor SPL.

El Principal problema es que nos guste mucho un perfil brillante (y para eso están los Sennheiser hd 800), pero fuera de eso y lo anterior comentado, son una magnifica opción para el audiofilo con ciertos gustos, y soberbios para el melómano.

Con un precio oficial de $10,799 pesos, “350 Euros en España” (Sennheiser es muy elitista con sus políticas de precios y personalmente creo que por ese costo compiten ya con productos de otra liga de rendimiento mayor), los convierten en un capricho bastante caro, aunque adquiridos de segunda mano, pueden ser incluso una ganga, por lo que ofrecen.

Por Albertox

Contacto Albertox.  lexingtont1@hotmail.com

 

 

 

 

 

 

 

9 comentarios en “Review Sennheiser HD650. Por Albertox

  1. Este audífono va muy bien con amplificadores otl, en especial con el crack otl, lo he probado con amplificadores de estado solido y la verdad no hacen una buena combinación.

  2. Hola! Bastante interesante la reseña… Ando en búsqueda del sustituto de mis Bower & Wilkins P5 subiendo de categoría, y esta reseña me ha orientado bastante mas… Una duda: El costo es en pesos mexicanos? Ya que aun no me decido por estos o los HD 598… Y por precio (y por esta review) creo que me ire sobre los 598

Deja un comentario